Una asociación insta al Gobiereno a mantener los topónimos españoles

El Confidencial Digital

“De las lenguas cooficiales a la eliminación del castellano”

Una asociación insta al Gobierno a mantener los topónimos españoles

Idiomas y Educación urge a que se legisle para que no se pierdan los nombres castellanos y recuperar los perdidos

Desde la asociación Idiomas y Educación consideran urgente que el Gobierno de España legisle para que no se pierdan los topónimos del idioma oficial del país, el castellano, y recuperar los perdidos. Y además, que eleve una propuesta a la Unión Europea para que se confeccionen listas únicas nacionales, ya que no es un problema sólo de España.

El consejero de Educación, Vicent Marza, y Ximo Puig.El consejero de Educación, Vicent Marza, y Ximo Puig.

“Topónimo” es “el nombre de un lugar”, que puede ser una población, provincia, comunidad autónoma o denominación geográfica de puntos característicos. Esta asociación subraya que “inicialmente contábamos con una lista oficial de topónimos en castellano; luego pasamos al uso de topónimos en las dos lenguas cooficiales; y ahora los separatistas atacan para que desaparezca en castellano”.

Tal y como han explicado a ECA, desde la asociación Idiomas y Educación consideran “urgente que el Gobierno de España legisle para que no se pierdan los topónimos del idioma oficial del país, el castellano, y recuperar los perdidos, y que eleve una propuesta a la Unión Europea para que se confeccionen listas únicas nacionales, ya que no es un problema sólo de España, sino en diversas zonas europeas con tensiones nacionalistas”, han afirmado a El Confidencial Autonómico.

“Es importante lograr la versión de la lengua de la lengua oficial del país, con ventajas en señalización del tráfico, cuestiones cartográficas, comerciales, turísticas e incluso en el intercambio de datos”, afirman desde la asociación.

Señalan como ejemplo de estos días el debate sobre el topónimo de Castellón, que es “Castelló/Castellón”, en valenciano y castellano, y que el gobierno tripartito de izquierdas del ayuntamiento de Castellón quiere dejar con la forma exclusiva en valenciano.

“Al Gobierno de España se le acumulan las presiones nacionalistas”, han afirmado desde la asociación, y que “la batalla de los topónimos forma parte de la campaña contra la integridad de España, y los separatistas buscan que desaparezca el término en castellano, ante la permisividad de los gobiernos de España que nos han gobernado en las últimas décadas”.

Problema en todas las comunidades autónomas con lengua propia

Desde la asociación destacan que en las diversas comunidades autónomas con lengua propia “están imponiendo diversas líneas de ataque a la lengua oficial del Estado, en la educación, en el funcionariado, en la redacción de documentos oficiales, cartelería, etc.”

Justifican la urgencia en que “en medio de un siglo XXI marcado por las relaciones internacionales, el uso de los topónimos favorece la seguridad, la eficacia, la claridad, facilitando las gestiones comerciales, turísticas y administrativas”.

Defienden desde esta asociación que “si quieres decir London en español, lo denominas Londres; pues de igual modo Girona y Ourense son en español Gerona y Orense, y los catalanes se refieren a Zaragoza con el nombre de Saragossa”.

El topónimo oficial – reconocen a este digital desde la asociación – “puede ser de nombre único o de doble nombre, por ejemplo, sólo en español o sólo en euskera, por poner un ejemplo con tres opciones”.

“Sin embargo, en España se están cambiando topónimos oficiales, con el objetivo de que desaparezca el topónimo español, como medida de acompañamiento a la manipulación educativa y a la imposición lingüística, en la que ni siquiera se consulta a los ciudadanos los cambios para unos topónimos que están vigentes desde hace muchos siglos”, subrayan desde Idiomas y Educación.

Anuncios

Padres de la pública y la concertada recogen firmas contra la Ley de Plurilingüismo valenciana

El Confidencial Digital

Afirman que “sólo pretende la inmersión en el valenciano”

Padres de la pública y la concertada recogen firmas contra la Ley de Plurilingüismo valenciana

El Foro Por el Derecho a Elegir Lengua Vehicular pide que se de marcha atrás y lo solicitará al gobierno de España

El citado foro, que integra a COVAPA – pública-, CONCAPA – concertada – y la asociación Idiomas y Educación, inició una recogida de firmas, en change.org bajo el título “No a la ley del Consell que impondrá el valenciano en Educación”. Ahora pide que se dé marcha atrás y lo solicitará al Gobierno de España. Aseguran que la ley “supone la imposición del valenciano en la escuela impidiendo a las familias elegir la lengua vehicular para sus hijos”.

Manifestación en Alicante contra el decreto de plurilingüismo de la Generalitat Valenciana.Manifestación en Alicante contra el decreto de plurilingüismo de la Generalitat Valenciana.

El pasado 14 de febrero las Cortes Valencianas aprobaron la polémica Ley de Plurilingüismo, sólo con los votos de socialistas, Compromís y Podemos; votaron en contra PP y Ciudadanos. Entrará en vigor ya en el curso 2018/19.

Al día siguiente, el Foro Por el Derecho a Elegir Lengua Vehicular inició una recogida de firmas, en change.org bajo el título “No a la ley del Consell que impondrá el valenciano en Educación”,  por considerar que atenta al derecho de elegir e impone el valenciano. En un día firmaron 25.000 personas. Con resta recogida de firmas instan al Gobierno de España a que actúe.

Según han manifestado a El Confidencial Autonómico desde el citado Foro, la Ley “supone la imposición del valenciano en la escuela impidiendo a las familias elegir la lengua vehicular en la que quieren que estudien sus hijos, se trata de una verdadera imposición lingüística que sólo pretende la inmersión en el  valenciano”.

En principio, la Ley fija un mínimo de 25% de horas lectivas en castellano y otro tanto en valenciano, y del 15% en inglés: el resto, un 35 quedaría a la libre elección de los centros.

Mínimo del 50% en valenciano si hay fondos públicos

“Sin embargo, la Ley fija un mínimo del 50% en valenciano para los centros educativos sostenidos con fondos públicos (artículo 11), que incluye a los concertados. Además, no hay profesorado capacitado para ese porcentaje de inglés – estimamos que sólo un 6% del profesorado está capacitado –“, afirman.

Desde el Foro señalan que no pueden “tolerar esta discriminación, y que es una Ley antagónica y anacrónica a la verdadera necesidad que exige el siglo XXI, de la globalización económica, la integración e internacionalización”.

Afirman que “el fanatismo pancatalanista de esa imposición deja evidencias de que pretende acercar la Comunidad Valenciana al proyecto de Países Catalanes”.

Por su parte, tanto desde el PP como desde Ciudadanos, señalan que “es inadmisible esta ley, que atenta contra la libertad”. Desde el PP destacan que presentaron enmiendas a “todos y cada uno de los artículos de la ley, y ninguna se ha recogido”.

Compromís realiza una polémica campaña para que los supermercados Consum etiqueten en valenciano

El Confidencial Digital

Empezó por Twitter el 8 de febrero

Compromís realiza una polémica campaña para que los supermercados Consum etiqueten en valenciano

La empresa está sorprendida porque quitó el valenciano en un 5% de sus productos en septiembre y es ahora cuando “desde instancias políticas” piden que se mantenga e incluso incremente el valenciano

La cooperativa valenciana Consum, tal como informó este digital el pasado 13 de febrero, decidió suprimir el valenciano en una parte de sus productos, para facilitar la lectura, “tras haberlo estudiado y recabar opiniones de socios-clientes, comprobando que muchos tenían dificultades con el valenciano”. Aseguran que hay productos cuya traducción al valenciano ni siquiera es comprendida por algunos que hablan el valenciano o lo entienden”.

16/02/2018 01:00

ECA

La cooperativa valenciana Consum, tal como informó este digital el pasado 13 de febrero, decidió suprimir el valenciano en una parte de sus productos, para facilitar la lectura, “tras haberlo estudiado y recaba ropiniones de socios-clientes, comprobando que muchos tenían dificultades con el valenciano, y hay productos cuya traducción al valenciano ni siquiera es comprendida por algunos que hablan el valenciano o lo entienden”, han manifestado desde Consum a El Confidencial Autonómico.

“Entre nuestros clientes hay valenciano-parlantes, pero muchos que no lo son, y muchos que agradecen la facilidad en las etiquetas,desde personas mayores, extranjeros o simplemente la simplificación a la hora de comprar”, han expresado desde Consum.

Consum ha confirmado a este digital que siguen creciendo, y“en estos momentos ya hay más de 14.000 trabajadores, con apertura permanente de supermercados o franquicias en las 6 comunidades autónomas que está presente,y que continuamente se busca mejorar el servicio, como es en este caso de las dificultades con el valenciano”.

La decisión de suprimir el valenciano en una parte de sus productos la puso en marcha Consum en septiembre pasado. Por eso, en Consum hacausado “sorpresa”que ahora se valore “desde instancias políticas, sin que haya habido ningún problema hasta la fecha”.

El tuit del 8 de febrero que activó la campaña de Compromís

Joan Sanchis, asesor de Enric Nomdedeu – secretario autonómico de Empleo y uno de los líderes de Compromís – publicó un “tuit” elpasado 8 de febrero lamentando la decisión de Consum. Al día siguiente, desde el Gobierno valenciano intentaron que Consum reconsiderara su decisión, que“siempre tiene carácter de observación, de prueba, porque continuamente intentamos mejorar las condiciones para nuestros clientes”, especifican a ECA.

También en Twitter intervino el propio Enric Nomdedeu en contra de la decisión de los supermercados Consum. Y en un “tuit” del 10 de febrero entró en la “campaña” el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera (Compromís), pidiendo a Consum que “mantenga o incluso incremente el uso y presencia del valenciano”. Los “tuits” mencionados están redactados íntegramente en valenciano.

En la cuenta de Twitter de Joan Sanchis se pueden leer las variadas reacciones a su “tuit” inicial, también con respuestas de Consum.

Simultáneamente, personas vinculadas a Compromís iniciaron una recogida de firmas para que Consum mantenga el valenciano en su etiquetado,y hasta la fecha han firmado 31.934 personas.

La cooperativa, con origen y sede en Valencia, tiene la mayor parte de sus supermercados y franquicias en la Comunidad Valenciana (424) y Cataluña(172).

 

Depresión en Podemos

El Confidencial Digital

Depresión en Podemos

Las últimas encuestas han dejado a Podemos en estado de depresión, y también a su líder, Pablo Iglesias, el peor valorado de todos los líderes.

Un artículo de…

Javier Arnal
Javier Arnal

Más artículos de Javier Arnal »

Cada partido político se aferra a la encuesta que más le conviene, y es algo muy humano, como casi todos en todas las facetas de nuestra vida. Tras las encuestas de las últimas semanas a nivel nacional, y las más recientes de hace dos días de los diarios “El País” y “ABC”, sólo Podemos está “socarrado” de verdad, y con unas cifras que no le permiten ilusionarse bajo ningún argumento sólido: Pablo Iglesias es el líder peor valorado, la caída en picado de intención de voto es llamativa, y lo más significativo en mi opinión es que responde a lo que palpamos en la calle, que ese populismo de partido emergente ha defraudado.

La “varita mágica” de Podemos es subir los impuestos. Donde ahora gobierna con otros partidos de izquierdas es más que polémico e, incluso, inane o irrelevante, con astracanadas y golpes dictatoriales como el que acabamos de vivir en el Ayuntamiento de Zaragoza, en que el alcalde podemita Pedro Santisteve se ha quedado con el control de 4 sociedades públicas y sus 72 millones de presupuesto: eso recuerda a una variante de “todo por el pueblo pero sin el pueblo”, y que vendría a ser un “todo con socios de gobierno, pero sin ellos”.

La “utopía” de Podemos está acabando como la utopía marxista, de la que procede. Y se cumple en el ejemplo de Zaragoza lo que Pablo Iglesias dijo de que el populismo es un modo de llegar al poder.

Ciudadanos está más que crecido por las encuestas, pues le sitúan como el partido político que sería más votado en estos momentos. Sólo la del CIS – la que reconocen casi todos que es la que vale- le sitúa en tercer lugar, tras el PP y el PSOE.

Es muy relativo el valor de las encuestas, por diversos motivos: por la muestra de opiniones recogida – a veces muy reducida -; porque faltan 15 meses para las elecciones autonómicas y municipales, y más de dos años para las elecciones generales; porque conozco algunos que expresan cosas distintas a las que votarían de verdad – fruto de la desconfianza en este tipo de encuestas, o por “fastidiar” a alguien en ese momento -, y en definitiva en la mente de todos están las encuestas del pasado, que con frecuencia no han reflejado bien las “tendencias” o se han equivocado sin paliativos.

Nadie acertó que el 21-D catalán colocaría a la antigua Convergencia por delante de Esquerra Republicana, y así Puigdemont sigue haciendo su penoso juego para la mayoría de los catalanes y para los españoles.

PP y PSOE se aferran a los resultados de la encuesta del CIS de la semana pasada: salen bien parados para lo que se temían. Y la de algún medio de comunicación da alas a una perspectiva de pactos en ciudades y comunidades autónomas, que por ejemplo permitirían a PP+Ciudadanos gobernar en el Ayuntamiento de Zaragoza.

No olvidemos que quedan 15 meses para las elecciones autonómicas y municipales. Sí se abren expectativas de posibles pactos que podrían cambiar mucho el panorama, pero ojo a Ciudadanos, PSOE y PP: PP y Ciudadanos pueden pactar, pero también puede Ciudadanos pactar en otros sitios con el PSOE. Y no hay que cerrar las puertas a que PP y PSOE quieran orillar en algunos gobiernos a Ciudadanos, lo cual sería una novedad reseñable: PP y PSOE pactando. Hay que esperar a los resultados, y según ellos llegarán pactos: atentos a las sorpresas de las urnas.

Protestas de Dependencia en Castellón tras el retraso en la resolución de sus solicitudes

El Confidencial Digital

Protestas de Dependencia en Castellón tras el retraso en la resolución de sus solicitudes

Desde la Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia de Castellón han expresado a El Confidencial autonómico que “es inadmisible que las solicitudes de dependencia se resuelvan entre el año y medio y los dos años, cuando la ley prevé que se resuelvan en el plazo de seis meses”.

Han destacado que se sienten “abandonados y no se atiende a un sector de la población con especial necesidad, como son las personas dependientes”, y “no sabemos a qué se debe, pues nos dicen que ha aumentado el número de valoradores”,

Según ha sabido este digital de fuentes próximas al  proceso de valoración  “en estos dos años hay un aumento sustancial de valoradores: hay 70, en vez de 12 que había cuando gobernaba el PP en la Comunidad Valenciana, y los datos son similares en Valencia y Alicante”.

La Plataforma pide “más agilidad en resolver los expedientes, más plazas en centros ocupacionales o de día, y mayor presupuesto para las ayudas”.

Encuestas para todos

Encuestas para todos

CADA PARTIDO político se aferra a la encuesta que más le conviene. Tras las encuestas de las últimas semanas a nivel nacional, sólo Podemos está socarrado de verdad, y con unas cifras que no le permiten ilusionarse bajo ningún argumento sólido: Pablo Iglesias es el líder peor valorado, la caída en picado de intención de voto es llamativa, y lo más significativo en mi opinión es que es lo que palpamos en la calle, que ese populismo ha defraudado, porque su varita mágica es subir los impuestos y en donde gobierna con otros partidos de izquierdas es más que polémico e, incluso, inane o irrelevante, con astracanadas y polémica que sustituyen a su utopía.

Ciudadanos está más que crecido por las encuestas, pues le sitúan como el partido político que sería más votado en estos momentos. Sólo la del CIS -la que reconocen casi todos que es la que vale- le sitúa en tercer lugar, tras el PP y el PSOE. Es muy relativo el valor de las encuestas, por diversos motivos: por la muestra de opiniones recogida -a veces muy reducida-, porque falta casi año y medio para las elecciones autonómicas y municipales, y más de dos años para las generales, porque conozco algunos que expresan cosas distintas a las que votarían de verdad -fruto de la desconfianza en este tipo de encuestas, o por fastidiar a alguien, como me comentaba uno de los consultados-, y en definitiva en la mente de todos están las encuestas del pasado, que con frecuencia no han reflejado bien las tendencias o se han equivocado sin paliativos.

Nadie acertó que el 21-D catalán colocaría a la antigua Convergencia por delante de Esquerra Republicana, y así Puigdemont sigue haciendo su penoso juego para la mayoría de los catalanes y para los españoles. Nadie acertó en la Comunidad Valenciana, en las autonómicas de 2015, el crecimiento de Compromís: le votaron sectores que querían un partido que defendiera los intereses valencianos, le votaron sectores de la izquierda, y hasta los líderes de Compromís se sorprendieron.

PP y PSOE se aferran a los resultados de la encuesta del CIS de la semana pasada: salen bien parados para lo que se temían. Se dice que Isabel Bonig, la presidenta del PP valenciano, se la juega en 2019: todos se la juegan a los resultados, pero no hay que olvidar los pactos. La socialista Amparo Marco es un ejemplo: estaba en la picota, obtuvo pésimos resultados en 2015, pero es alcaldesa de Castellón, gobernando o contando con el apoyo de Compromís y CsM. ¡Faltan 15 meses!

La amenaza sobre Consum en Valencia si “ceden ante el chantaje lingüístico”

El Confidencial Digital

Ha quitado el idioma en un 5% de los productos

La amenaza sobre Consum en Valencia si “ceden ante el chantaje lingüístico”

El Gobierno valenciano recuerda a la marca el sello de calidad lingüística de entre 50.000 y 100.000 euros, y presiona para que no deje de usar la lengua

Desde el Departamento de Comunicación de Consum han puesto en marcha la experiencia u “observación” de suprimir el etiquetado de una serie de productos en valenciano, motivada por una “mejora de la legibilidad”.

Supermercado Consum en ValenciaSupermercado Consum en Valencia

Los supermercados Consum, una cooperativa nacida en 1975 en Valencia y con presencia en seis comunidades autónomas, sobre todo en la Comunidad Valencina – 400 supermercados, incluyendo las franquicias, de los más de 680 que tiene en toda España, según han confirmado a El Confidencial Autonómico desde el Departamento de Comunicación de Consum –  ha puesto en marcha la experiencia u “observación” de suprimir el etiquetado de una serie de productos en valenciano, motivada por una “mejora de la legibilidad”,

Tras esta decisión “experimental”, desde el Gobierno valenciano se pusieron en contacto inmediatamente la semana pasada con los directivos de esta consolidada y pujante  cooperativa, para que revisaran su prueba, y recordándoles que a finales de año se pondrá en marcha el sello de calidad lingüística a las empresas que usen el multilingüismo.

En concreto, desde la Consellería de Economía y desde la de Educación hablaron con los directivos. Sobre todo, Rubén Trenzano (Compromís), director general de Política Lingüística, insistió en que mantuviera la apuesta por el valenciano, que además tendrá bonificaciones fiscales que todavía están estudiándose.

Las redes sociales están interviniendo en esta cuestión, expresando que Consum no rebaje su apuesta por el valenciano, pero otros muchos – bastantes compradores habituales de la cooperativa – manifiestan estar muy satisfechos y confían en la profesionalidad, no en que “ceda al chantaje lingüístico, que puede generar un boicot de compradores”.

El sello de calidad lingüístico

La Generalitat Valenciana tiene previsto destinar 2,1 millones de euros para el sello de calidad lingüística (1,1 millones dedicados a asociaciones, y 1 millón a las empresas que usen el valenciano).

Consum, por tanto, si recibiera ese sello obtendría entre 50.000 y 100.000 euros “una cantidad ridícula para un grupo como Consum, que por ceder al “chantaje”  de la Generalitat podría perder clientes, pues la imposición del valenciano es rechazada por una amplia población de la Comunidad Valenciana,  donde viven por ejemplo  800.000 extranjeros: Consum debe guiarse sólo por criterios profesionales, que tan bien le han ido hasta ahora”, subrayan fuentes empresariales a El Confidencial Autonómico.

“El experimento de Consum puede deberse a buscar la simplificación, el tamaño mayor de las etiquetas en vez de en los dos idiomas, o la recta comprensión de muchos compradores, y en una época de globalización económica y social, los intereses empresariales chocan muchas veces con políticas lingüísticas localistas o polémicas”, apuntan dichas fuentes

Actualmente, Consum sólo a un 5% de los productos ha quitado el valenciano y  sigue apostando por el valenciano en los 12 millones de folletos que se imprimen, la revista o la megafonía.

Historia de Consum

Consum nació en 1975 con un centro de distribución en Alaquàs (Valencia). Esta cooperativa valenciana tiene, en la actualidad, más de 680 supermercados y franquicias, con 13.500 trabajadores.

Tras unos años de alianza Eroski, ambos grupos vieron que tenían planteamientos divergentes y se separaron.

En la actualidad, Consum está presente en 6 comunidades autónomas: la valenciana en primer lugar, pero también en Cataluña, Aragón, Murcia, Castilla-La Mancha y Andalucía.