Los políticos ya tardan demasiado en bajarse el sueldo

El Confidencial Digital

Los políticos ya tardan demasiado en bajarse el sueldo

Pablo Iglesias comparece en rueda de prensa.

photo_cameraPablo Iglesias comparece en rueda de prensa.

La actual crisis sanitaria, laboral y social exige que todos hagamos esfuerzos, que asumamos sacrificios. Nos esperan meses muy duros, en que el gasto sanitario se multiplica y, en no pocos casos, se pueden salvar vidas humanas si hay medios idóneos.

Algunos han alzado la voz desde hace unos días para que los políticos se bajen el sueldo en esta situación. También change.org está recogiendo firmas: ya lo piden decenas de miles de españoles. No puede ser que sólo sufran los autónomos, los particulares, las empresas: la mirada está puesta en los políticos, que en teoría están para el servicio público en sus diversas versiones.

Este martes, en “Espejo Público”, Susanna Griso se unió a esta corriente, planteando esta rebaja, y pidiendo su opinión al publicista Luis Bassat, que se manifestó totalmente a favor de que los políticos se bajen el sueldo, y por supuesto replantearse las dietas, para ayudar a los necesarios gastos sanitarios.

Isabel Bonig (PP) y Toni Cantó (Ciudadanos) plantearon el lunes pasado que el Gobierno valenciano llevara a cabo un ERTE, suprimiendo Consellerías y reduciendo asesores. También cabría decir que un grupo parlamentario como el PP o el de Ciudadanos en las Cortes Valencianas podría decidir una rebaja de sueldo durante estos meses: sería coherente con su petición.

Desde otra ideología distinta, la andaluza Teresa Rodríguez también ha pedido que se rebajen el sueldo los diputados andaluces. No parece, por tanto, una petición de izquierdas ni de derechas, ni de empresarios solamente: va cuajando un clamor popular.

También se está pidiendo que los empleados públicos y funcionarios – salvo algunos que están sacrificándose mucho, con heroísmo, en estos momentos, como el personal sanitario, servicios sociales, protección civil, fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por ejemplo – tengan una rebaja de su sueldo, durante un tiempo.

Se puede pensar que los políticos, asesores o directivos de empresas públicas son unos pocos miles, pero que no sería una medida de cuantía significativa. Grave error: diputados nacionales y autonómicos, senadores, eurodiputados, más de 8.000 alcaldes, decenas de miles de concejales, entes públicos, televisiones autonómicas… ¡son cientos de miles!

Uruguay ha creado un Fondo Coronavirus, con fondos de diverso origen, entre los que se cuentan cargos políticos, asesores y funcionarios que cobren por encima de una cantidad. Se aplica un recorte de hasta el 20%, según lo que cobran. No quieren dejar el sufrimiento sólo a los trabajadores, que – como en España – ya han ido engrosando el paro. ¡Y en Uruguay sólo hay 300 positivos del COVID-19 y un fallecido!

La mayoría de los políticos, asesores, empleados públicos y funcionarios, en estas semanas, tienen menos trabajo o casi nada. Algunos están reforzando servicios sociales, por ejemplo. Pero, si pensamos en una Diputación con 600 personas empleadas y en que sólo un 10% tiene un trabajo presencial –lo de su teletrabajo, con todo el respeto del mundo, me gustaría saber en qué consiste y cuántas hora al día: harían un bien explicando en qué consiste -, mientras vemos cómo mueren médicos y enfermeras, policías y guardias civiles, por el contagio en su trabajo, es lógico y justo que reclamemos un reparto de sacrificios entre todos.

Los mismos que critican a Amancio Ortega que se bajen el sueldo, para empezar. Que Pablo Iglesias sufra un poco para pagar la hipoteca de su chalet en Galapagar. Y no habría que descartar ERTE en empresas públicas – ¿por qué no? -, porque de esta catástrofe sanitaria, laboral y económica vamos a salir muy tocados todos, y es evidente que no sólo tres meses.

Todos los presupuestos públicos y privados han saltado por los aires. Una economía de guerra se impone. En la calle está fraguando la indignación contra el Gobierno por el modo de gestionar la crisis, y también por la actitud de los políticos, que sólo hablan de sacrificios de otros, pero no de ellos mismos.

Más vale que los políticos y empresas públicas se planteen ahora estos recortes. La fuerza y la indignación de la calle llegará a obligarles, si sólo se dedican a subir impuestos, que puede ser el colmo, porque toca una rebaja general de impuestos: recaudar menos y gastar menos en los sueldos de las Administraciones, porque veamos una rebaja de los sueldos políticos y públicos. Toca sufrir por parte de todos, por el bien de todos.

Nace el cuarto centro para ancianos por coronavirus leve en Aragón

El Confidencial Digital

Nace el cuarto centro para ancianos por coronavirus leve en Aragón

Medida pionera en España para proteger a mayores que no requieren ingreso hospitalario

Residencia de ancianos
photo_cameraResidencia de ancianos

La consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales y la consejería de Sanidad de Aragón han abierto este miércoles un nuevo centro socio sanitario en Casetas en Zaragoza.

El centro dispone de 128 camas, está dirigido para luchar contra la pandemia y “proteger a las personas más vulnerables, los mayores”, han expresado fuentes del Gobierno de Aragón a El Confidencial Autonómico.

Este centro de Casetas se suma a los ya puestos en marcha con el mismo fin en Yéqueda (Huesca), Miralbueno (Zaragoza) y Alfambra (Teruel). A ellos se añadirá esta semana el de Gea de Albarracín (Teruel). Entre los cinco dispositivos suman 360 plazas.

En las 344 residencias para mayores que hay en Aragón viven 22.000 personas de riesgo de la enfermedad. Entre ellos, actualmente hay 398 casos positivos por COVID-19. Desde que se declaró la pandemia han fallecido 88 ancianos que vivían en residencias aragonesas y 119 están hospitalizadas.

Las características de los centros

En estos cuatro centros que se han habilitado vivirán personas mayores que han hado positivo por coronavirus y no requieren ingreso hospitalario. Pero son sospechosos porque tienen vínculo epidemiológico.

Y por ello, estas personas que han estado ingresadas con estas patologías deben pasar un período de aislamiento de 14 días.

El quinto centro que se ponga en funcionamiento será en Gea de Albarracín. Y habrá pacientes que procedan de un hospital por otras patologías y se aconseje un período de cuarentena antes de regresar a su residencia. También habrá plazas para situaciones sociosanitarias sobrevenidas.

Para estos cinco centros, ha sido necesario contratar a un centenar de personas, así como movilizar a personal del Gobierno de Aragón.

La preocupación de Ximo Puig por el paro provoca que considere las empresas públicas como “no intocables”

El Confidencial Digital

La preocupación de Ximo Puig por el paro provoca que considere las empresas publicas como “no intocables”

Aunque el presidente no quería planteárselo, ha dado indicaciones para estudiar una a una las entidades de la Generalitat

Ximo Puig en el Día Internacional de la Radio
photo_cameraXimo Puig en el Día Internacional de la Radio

Tras el último BOE que paraliza la actividad económica, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha reconocido que estudiarán cada empresa del sector público valenciano.

Después de que 30.000 empresas de la Comunidad Valenciana se hayan acogido a un ERTE en los últimos días, afectando a 230.000 valencianos, fuentes próximas al presidente de la Generalitat han reconocido a El Confidencial Autonómico han asegurado que es “una cifra que preocupa mucho al presidente, y aunque no quería planteárselo ya ha dado indicaciones de estudiar una a una las empresas públicas valencianas”.

Hasta la semana pasada, diferentes cargos del Gobierno valenciano habían descartado aplicar ERTE a las empresas públicas, pero la paralización sufrida desde hace tres días en que se aprobó y publicó en el BOE ha obligado a un giro casi radical en el Gobierno valenciano.

Ximo Puig afirmó ayer que “se estudiará caso a caso” cada empresa pública valenciana.

“El paro de las actividades no esenciales abre un nuevo escenario económico, y es obligado estudiar las empresas públicas valencianas”, han especificado a ECA.

En estos momentos hay 600.000 valencianos sin trabajo – antes de los ERTE había 360.000 desempleados – y la fuerte ralentización económica sufrida puede afectar a algunas empresas públicas, en las que puede aplicarse un ERTE.

Un 10 a Servicios Sociales

ElMundo-Castellón al Día

Un 10 a Servicios Sociales

La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, anunció el pasado 20 de marzo la puesta en marcha del Servicio de Emergencia Social para atender especialmente a las personas más vulnerables por la pandemia. Lo hizo con amplitud, con el fin de no dejar desasistido a nadie, prometiendo facilidades ante la grave situación que estamos viviendo. Se han reforzado los Servicios Sociales dependientes del ayuntamiento y me consta que el personal no da casi abasto al aluvión de solicitudes de ayuda que están llegando en estos días. Era de suponer, pues todos sabemos los cientos o miles de personas que viven solas, mayores, dependientes o necesitadas de diversas ayudas en estas semanas de sufrimiento. Y todos nos hacemos cargo de lo duro que está resultando para esas personas oír o ver a través de los medios de comunicación el número de nuevos contagiados y fallecidos cada día, en la ciudad, en la provincia, en España, muchas veces estando solas. En algunos casos, la persona que les cuidaba ha dejado de hacerlo, por temor a contagiarse al salir a la calle o atender a estas personas mayores, y es preciso buscar soluciones de emergencia.

Me consta que los Servicios Sociales están trabajando mucho y bien. Con una rapidez digna de reseñar. Por ejemplo, el caso de una mujer que vive sola, encamada, con alzheimer, sin familia, con grado de Dependencia III y a la espera de ingresar en una residencia de la ciudad cuando lo permita la situación sanitaria, pues ahora hay plazas libres en las residencias pero están cerradas, no se admite a nadie nuevo, y parece prudente. Se le atiende con un esfuerzo encomiable por parte de alguna persona conocida y también de algún vecino, con una solidaridad diaria.

En el caso mencionado, el martes 24 de marzo, a las 17 horas, se planteó a los Servicios Sociales mediante un correo electrónico una ayuda para esta mujer. A los cinco minutos, contestaron de Servicios Sociales que se pondría en contacto cuanto antes una trabajadora social. A la mañana siguiente, una trabajadora social se interesó por el caso y valoró la posible ayuda a domicilio mientras dure la pandemia, recabando toda la información por teléfono, para plantear la concesión de esa ayuda. A la mañana siguiente, día 26, esta trabajadora social comunicó que se había concedido el servicio a domicilio por las tardes – que era lo solicitado – desde ese mismo día 26: y así fue, ya esa tarde, y a partir de entonces como se había solicitado. Esa rapidez se merece un 10, y a la vez puede servir para resolver en el futuro con más agilidad estas peticiones.

Nace “Home Volunteer”, de la Católica de Valencia para acompañar a los que sufren por el COVID-19

El Confidencial Digital

Nace “Home Volunteer”, de la Católica de Valencia para acompañar a los que sufren por el COVID-19

Una de las impulsoras: “El coronavirus es una experiencia desoladora, pero los sanitarios hemos recuperado un compañerismo que se había perdido”

Escuela de Voluntario de la UCV.
photo_cameraEscuela de Voluntario de la UCV.

 La Escuela de Voluntariado de la Universidad Católica de Valencia (UCV) ha diseñado el programa ‘Home Volunteer’ porque “ahora, más que nunca, estamos apremiados a acompañar y estar con quienes más nos necesitan”, afirma su responsable, María Ángeles Benito.

Esta iniciativa “nos recuerda que ser voluntario es una actitud ante la vida, y si los retos de la sociedad son nuevos, como voluntarios cambiamos las respuestas y actuamos con corazón de servicio”, añade.

Aunque debido a la extraordinaria situación actual -en la que se han suspendido temporalmente todos los voluntariados presenciales- los voluntarios de la UCV han estado trabajando desde sus casas desde el primer día de confinamiento.

Así, han ido compartiendo distintas propuestas en espacios web para dilucidar, entre todos, qué acciones podían implementar (hacer la compra de modo responsable y generoso, ayudar a tranquilizar y serenar a los ciudadanos, pedir ayuda a Dios y confiar, acordarse del prójimo…).

Dos programas: cartas a ingresados y a mayores

A petición de dos estudiantes (Judith Izquierdo, de primer curso del Grado en Enfermería y Marta Abarca, antigua alumna de Fisioterapia y Terapia ocupacional) se ha dado un paso más para arrancar esta iniciativa, que, por ahora, incluye dos programas. El primero, ‘Mensajes de esperanza’, consiste en escribir cartas a pacientes ingresados en el Hospital General de Valencia, de modo que “nuestras palabras de aliento y ánimo les den la fuerza necesaria para recuperarse lo antes posible”, detalla.

Judith trabaja como auxiliar de Enfermería en este centro hospitalario e, inspirada en una médico de Madrid, ha puesto en marcha el proyecto. “Mi sala se ha convertido en una sala de coronavirus y los pacientes están muy solos, porque entramos lo justo. Sin embargo, escribiéndoles saben que los ciudadanos estamos con ellos, que no los olvidamos”.

Esta joven quiere que las cartas lleguen también a las UCI, pues “aunque los pacientes están intubados y sedados, estoy convencida de que nos oyen.  Sobre todo, a los que se encuentran cercanos a la muerte, hay que acompañarles con todo nuestro cariño”.

Como profesional, Judith comparte narra lo que está viviendo. “El coronavirus es una experiencia desoladora, pero está mostrando lo mejor que llevamos todos dentro; a los sanitarios nos está sacando el lado más humilde y generoso, hemos recuperado un compañerismo entre nosotros que se había perdido”.

El segundo programa, ‘Conectando personas’, que se desarrolla en colaboración con Residencias Lares y Residencia San Blas, donde trabaja Marta, quiere acompañar a personas mayores poniendo a los voluntarios en contacto directo con ellos a través de cartas y mensajes.

“En nuestra residencia ya tenemos varios casos positivos y ancianos en aislamiento; así queremos animarles, que vean que la gente está con ellos. Las cartas van a ir dirigidas personalmente a los residentes, porque somos una residencia muy familiar, de treinta y cinco personas. La idea es que ellos puedan contestar a través de audios y vídeos”.

La iniciativa está teniendo una gran respuesta. Todo aquel que quiera sumarse a “Home
Volunteer”; puede hacerlo a través de la siguiente dirección web:

La labor de los capellanes en los hospitales valencianos: “Sí, quiero despedirme”

El Confidencial Digital

La labor de los capellanes en los hospitales valencianos: “Sí,quiero despedirme”

Salvador, ingresado por el COVID-19, no pudo asistir al entierro de su padre, que falleció por el virus

Salvador, ingresado por el COVID-19 junto al capellán.
photo_cameraSalvador, ingresado por el COVID-19 junto al capellán.

La historia de Salvador T. P. es dura, como la de otros muchos. Su padre, también llamado Salvador, ingresó en el Hospital Clínico de Valencia el pasado 23 de marzo a causa de la infección de Covid-19. Ambos lo habían contraído. El hijo fue ingresado en otro hospital valenciano.

Salvador padre, que pertenecía hacía ya muchos años a la Junta de Honor del Altar del Tossal de San Vicente Ferrer, “no pudo vencer en esta lucha en la que muchos de nuestros amigos, seres queridos y conciudadanos se encuentran, y murió el miércoles 25, día de la Anunciación de Nuestro Señor Jesucristo”, según ha relatado Luis Sánchez, delegado episcopal para la Pastoral de Enfermos y Mayores del Arzobispado de Valencia.

Responso íntimo 

En el cementerio valenciano de Benimaclet se celebró un responso íntimo por su eterno descanso rodeado de sus familiares más directos: un hermano, su hija y sus nietas. “Pero faltaba uno, su hijo Salvador, que no pudo asistir a causa de estar en aislamiento por el virus Covid-19”.

El responso fue presidido por José Antonio Varela, párroco de la Nuestra Señora de la Asunción de Benimaclet, acompañado por Juan José Segarra, párroco de la Santísima Cruz de Alaquàs, capellán del Hospital Clínico de Valencia y amigo de la familia.

Toda la celebración fue grabada en vídeo por el capellán quien, al día siguiente, 28 de marzo, visitó a Salvador, hijo del fallecido, “para atender a su cuidado espiritual y humano, que se encuentra en aislamiento estricto”.

El capellán ofreció al hijo ver el vídeo del entierro

El capellán “le animó con la esperanza de la resurrección y la vida eterna”, le habló de la grabación del entierro, le preguntó si quería verla y Salvador “no dudó un instante” y dijo: “Sí, quiero despedirme de mi padre”. Durante algo menos de 10 minutos “visionó la celebración de despedida de su padre entre lágrimas. Había silencio y tristeza”.

Al acabar, Salvador se sintió “profundamente agradecido de haber tenido la ocasión de poder haberse despedido de su padre. Para fortalecer su cuerpo y su alma, Juan José, el capellán, le administró los Sacramentos”.

Con la Unción de los Enfermos y el Viático, recibió también la Indulgencia plenaria “uniéndose espiritualmente a la Oración extraordinaria con la bendición ´Urbi et Orbi` que el Papa Francisco había realizado pocas horas antes en la Plaza de San Pedro, en estos momentos de tan gran sufrimiento que estamos viviendo”, ha explicado Sánchez.

“Ésta es una de tantas historias silenciosas sobre la labor de los capellanes de hospital, personas idóneas, religiosas y religiosos que atienden a los enfermos, tratando de llevarles la esperanza cristiana”, ha señalado Luis Sánchez.

Volcados en la asistencia espiritual 

El Arzobispado de Valencia y su delegación de Pastoral de los Enfermos y Mayores, con un “gran equipo humano” formado por más de 60 sacerdotes, personas idóneas y religiosos, “se encuentra volcado en asistir espiritual y religiosamente, en todos los hospitales públicos y privados de nuestra diócesis, a la multitud de enfermos que se están infectando por el Covid-19, todos con grandes medidas de aislamiento y muchos de ellos en nuestras UCI”, han destacado a Religión Confidencial.

Además, “todo este consuelo y esperanza también lo derraman sobre sus familiares y seres queridos, que en estos momentos de gran sufrimiento y amargura muchas veces no pueden ni siquiera visitarlos, ni despedirse de ellos en la hora de su último suspiro” y también reciben atención “nuestros esforzados profesionales sanitarios que, con gran riesgo de sus vidas, se dedican a cuidar a tantos pacientes que saturan nuestros centros sanitarios”, han destacado.

Otros muchos enfermos son aislados en sus domicilios y en las residencias de personas mayores, dependientes y discapacitados: “a todos ellos llega la acción pastoral de la Iglesia gracias a los numerosos sacerdotes, religiosas, religiosos y agentes pastorales que los atienden allí donde se encuentran, aun en medio de grandes dificultades y peligro de contagio”.

La rápida eficacia de los Servicios Sociales de Castellón

El Confidencial Digital

La rápida eficacia de los Servicios Sociales de Castellón

Amparo Marco, alcaldesa de Castellón
photo_cameraAmparo Marco, alcaldesa de Castellón

Según ha sabido Muy Confidencial, el Servicio de Emergencia Social ante la pandemia que anunció el 20 de marzo la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, para atender especialmente a las personas más vulnerables, aunque hasta ese momento no tuvieran reconocidas ayudas legales, está resultando eficaz.

Una mujer, que vive sola y encamada, sin ningún familiar, estaba a punto de ingresar en marzo en una residencia, pero la pandemia ha llevado a cerrar las residencias por seguridad, aunque hay plazas libres.

Con Grado de Dependencia III, un vecino y una amiga se “multiplicaban” solidariamente en atenderla, pero era una situación de emergencia. Hasta que no ingrese en una residencia, Servicios Sociales no estaba ayudando de ningún modo a esta persona.

Se envió un mail a Servicios Sociales el martes 24 de marzo, a las 17 horas, planteando que se le concediera un Servicio de Ayuda a Domicilio por las tardes. Servicios Sociales contestó que se pondría en contacto cuanto antes una trabajadora social.

A la mañana siguiente, miércoles 25 de marzo, la trabajadora social telefoneó a quién cuida a esta persona, y telefónicamente recabó unos pocos datos, para plantear la ayuda urgente.

El jueves, 26 de marzo, telefonearon ya comunicando que se había concedido esa atención domiciliaria mientras dure la pandemia, y que esa misma tarde irían a atenderle en su domicilio. Y así es desde ese día.

“Tenía reticencias a pedir esa ayuda, porque muchas veces se demora con burocracia excesiva o no se cumple algún requisito, pero me he quedado sorprendido de la rápida eficacia en concederlo, y como yo sé de otros casos que así ha sido”, han comentado a Muy Confidencial.